• Actualidad
  • Pudiera parecernos que a los Gigantes se les hubiera pasado su tiempo. Lejos de ser así, podemos decir que viven momentos de esplendor. Afortunadamente hoy, en nuestra sociedad, se han democratizado el ocio y la cultura, ya no son exclusivos de unas élites privilegiadas. Vivimos estos y otros hechos culturales como un patrimonio propio. Quedó atrás aquello de los festejos “para el regocijo de las gentes del pueblo llano”. Cuanto menos estas expresiones tienen un significado muy distinto.
  • Este no es un fenómeno solo de nuestras latitudes, no. Por muchas partes del mundo los Gigantes salen a la calle, con mayor o menor pompa y rito, en muy distintas formas y aspectos, por muy distintos motivos y ocasiones.
  • Por todo el territorio peninsular ibérico, incluido Portugal naturalmente, por Europa como en Francia, Bélgica, Holanda, Alemania, Italia, Inglaterra y más países, los Gigantes salen a la calle. Por América son muy populares en Méjico, Brasil, etc… En África son incontables las representaciones en las que participan figuras de gigantes. En Japón es respetado y paseado un enorme gigante que para moverlo requiere la participación de un numeroso grupo de personas. No es ni mucho menos una relación exhaustiva de los gigantes en el mundo, solo unos apuntes para dejar constancia de una realidad vigente.
  • En la zona geográfica donde está establecido este taller, tradiciones ancestrales, unas vigentes, otras recuperadas, otras renovadas o incluso desaparecidas, se dotan de elementos que personifican (este concepto es importante) virtudes y defectos humanos atribuidos a personajes representados por “gigantes”.Bien sean de madera, paja o trapo, se encuadran dentro de un ritual con sus pautas y tiempos, conjuntados con comparsas y músicas, de donde con frecuencia no salen bien parados. Es algo que sucede en muchos lugares y en cada uno tiene su propia idiosincrasia y su modo y manera de ser. Esta iconografía, imaginería o como quiera denominarse, está estrechamente relacionada con el origen y la presencia de los actuales Gigantes. Quizás hayan perdido en el camino la trama argumental de aquellos otros, pero han desarrollado otras facetas.
  • Vivimos otros tiempos, ninguna época es igual a la anterior ni lo será de las siguientes. Los símbolos y sus contenidos cambian. Siempre estaremos en transición, con cosas de ahora y de antes, mientras perfilamos las de después. Esto es perfectamente aplicable a los Gigantes y Cabezudos, su esencia y su existencia.
  • Todos los datos aquí expuestos son rigurosamente ciertos y verificables. Si alguien creé oportuno rectificar o añadir algo a lo leído, será bien recibida una comunicación de ello. Puede utilizar el correo electrónico o el postal. Gracias.